Crisis evolutivas

Etimológicamente la palabra "crisis" viene del verbo griego Krinein que significa "decidir". En chino la palabra equivalente a "crisis" es wei-ji, término que combina dos conceptos: peligro y oportunidad. Estas ideas de decisión, peligro y oportunidad reflejan muy bien lo que supone una crisis, pues lleva a una bifurcación y, según qué camino se tome, puede conducir hacia la enfermedad y el deterioro, o hacia un cambio positivo en la vida del sujeto.

La crisis puede ser vista de estas dos maneras: Como algo negativo que quiebra el equilibrio "sano" o como una oportunidad de crecimiento que surge en un momento de la historia del sistema.

Algunos de los cambios en el ciclo vital a los cuales nos enfrentamos a lo largo de nuestra existencia pueden ser: nacimiento y crianza de los hijos, vivencia de la maternidad y la paternidad, adolescencia, separación y divorcio, síndrome del "nido vacío", jubilación, etc. Y también procesos de búsqueda, crecimiento personal y autoconocimiento.

Cuando alguno de estos cambios comienza a incomodarnos y genera ansiedad, angustia es importante tomar la decisión de consultar.

Duelo

Por duelo entendemos el proceso de pérdida de una persona, objeto, evento o lugar significativo. Es un proceso psicológico que comprende cambios en el estado de ánimo como asimismo a nivel fisiológico y social. La intensidad y duración de este proceso será proporcional al significado de la pérdida.

Atravesar pérdidas sin la posibilidad de expresar lo que uno siente, sin ser consciente del dolor, afecta la salud física y mental. La manera en que la persona atraviese el duelo, va a depender de cómo ha vivenciado los primeros duelos de su existencia, y también de cómo históricamente se han elaborados los duelos en su familia.

Si el proceso de elaboración de un duelo es ignorado, retrasado o demorado, puede manifestarse: estado de ánimo depresivo, recuerdos intrusivos referentes a las circunstancias de la pérdida, o sueños recurrentes respecto a la persona perdida, reacciones de estrés (insomnio, ansiedad, etc).

Para transitarlo en ocasiones se hace necesario el apoyo terapéutico.

Estrés

Cuando en la vida sentimos la sobre-exigencia el apremio y estamos sometidos a permanentes urgencias, ya sea por demandas internas imposibles de satisfacer o por presiones del medio, de las que no sabemos o no podemos escapar, sentimos agotamiento psico-físico, entonces se hace necesario aprender a revertir el proceso para no caer finalmente en la depresión.

Abuso sexual y emocional.

El abuso psicológico o emocional involucra cualquier comportamiento verbal o no verbal que impacta negativamente sobre el bienestar emotivo o psicológico de la persona.

Es característico de quienes sufren estas situaciones de abuso tienden a ocultarlo y sienten vergüenza por ello es importante el espacio terapéutico para poder abordar esta problemática en toda su dimensión.

Angustia

La angustia es el sentimiento que experimentamos cuando sin motivo nos preocupamos en exceso por la posibilidad de que en el futuro nos ocurra algo temido sobre lo que no tenemos control. También se puede definir la angustia como un sentimiento de amenaza cuya causa es por el momento desconocida pero que puede aparecer en el momento en que menos lo esperamos.

La angustia crece por momentos y nos conduce a pensamientos cada vez más angustiantes. El proceso se desarrolla con gran rapidez y de lo único que somos conscientes es de un progresivo sentimiento desagradable.

Autoestima

Autoestima es la imagen que tenemos de nosotros mismos y los sentimientos de valoración, aceptación, amor, - o sus opuestos - que esa imagen nos produce.

Implica, por lo tanto, un vínculo que suele ser el residuo de los vínculos y opiniones de nuestra infancia internalizados. Mientras más seguridad y relaciones de confianza podamos tener más saludable y satisfactoria será nuestra vida personal.

Cuando hay problemas de autoestima muchas veces tenemos dificultad de relacionamiento.

Terapia de pareja

Consiste en asistir a las parejas con problemas, o en crisis graves, para ayudarlos a encontrar la mejor solución.

Mediante un enfoque sistémico privilegiando la intervención terapéutica en el aquí y ahora, enfatizando la autorresponsabilidad en el cómo y no en los porqués, teniendo en cuenta que ambos integrantes vienen de distintos sistemas familiares, con diferentes creencias, historias y experiencias, que luego son las que influyen en su vida personal, se comienza el trabajo vincular, para arribar a la mejor solución para ambos.

La terapia para parejas es la solución profesional para parejas, que están pasando por una crisis o tienen problemas familiares, con los hijos, problemas sexuales, celos, infidelidad, mala comunicación, competencia entre ambos, indiferencia, etc.

La terapia para parejas ayuda a solucionar estos problemas ya que proporciona un tratamiento adecuado, que transforma estos problemas en una relación saludable que brinda a ambos miembros de la pareja una mejor calidad

Trastornos de ansiedad

El término ansiedad, proviene del latín "anxietas", que significa congoja o aflicción. Consiste en un estado de malestar físico y psicológico caracterizado por una sensación de inquietud, intranquilidad o inseguridad ante lo que se vivencia como una amenaza inminente y de causa indefinida.
La ansiedad es una emoción normal que se experimenta en situaciones en que el sujeto se siente amenazado por un peligro externo o interno. Diferenciando entre miedo y ansiedad, en el miedo, el sujeto conoce el objeto externo y delimitado que le amenaza y se prepara para responder, en cambio, en la ansiedad, el sujeto desconoce el objeto, siendo la amenaza interna y existiendo una dificultad en la elaboración de la respuesta. Se considera a la ansiedad como anormal cuando es desproporcionada y demasiado prolongada para el estímulo desencadenante, lo que puede llegar a paralizar al individuo.

La ansiedad se puede manifestar de muchas formas algunas de ellas:

Una persona ansiosa puede sentir tensión muscular, palpitaciones, manos o pies fríos, oleadas de calor o escalofríos. También puede sentir la necesidad de evitar a aquellas personas, lugares o situaciones que le causan miedo o ansiedad.

Otros síntomas frecuentes son la irritabilidad, las náuseas, los vértigos, los temblores, las dudas reiteradas, los mareos y las preocupaciones excesivas.

Existen cinco trastornos u desórdenes de ansiedad predominantes:

  • Ataque de Pánico: son unos episodios agudos que aparecen con un miedo intenso y un malestar severo. Surgen de modo brusco y alcanzan su momento álgido en muy pocos minutos. Puede tener una intensidad severa, y sus síntomas a menudo son confundidos con los de un ataque cardíaco.
  • Ansiedad Social: es el temor a sufrir ataques en situaciones sociales, lo que significaría hacer el ridículo en público o pasar vergüenza, creando un estado de alerta permanente que, en fin, nos impide actuar naturalmente en reuniones y eventos con otras personas.
  • Trastorno de Estrés Agudo o Trastorno de Estrés Post Traumático: es la experimentación de situaciones de riesgo de muerte, ya sea personal o de otros, o bien de eventos peligrosos o amenazadores en forma extrema. A menudo son acompañados de ataques de pánico, pesadillas o remembranzas del evento en forma de sueños diurnos, como flashes.
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo: son los pensamientos y comportamientos obsesivos e involuntarios que poseen formas de rituales, que se desarrollan en la vida diaria: la limpieza compulsiva de un objeto, el aseo personal excesivo, la repetición de ciertas palabras, etc.
  • Trastorno de Ansiedad Generalizado: es una excesiva preocupación que aparece en un momento o durante un tiempo prolongado.

Fobia

La fobia es una reacción de miedo desproporcionado ante la presentación o anticipación de estímulos o situaciones concretas. Mientras que el miedo es una respuesta innata y adaptativa, ante un peligro real. La fobia es aprendida, normalmente a raíz de algún acontecimiento pasado, aunque no necesariamente, sin que el objeto causante del miedo suponga un peligro real.

Depresión

La depresión está presente cuando la persona suele sentirse triste o vacía casi todo el tiempo, perdiendo la capacidad de disfrutar de sus actividades y de su vida. Puede percibir cambios en su apetito ya sea aumentándolo drásticamente o disminuyéndolo. También pueden aparecer trastornos en el sueño como ser insomnio o necesidad de dormir mucho. Se puede presentar con la sensación de disponer de poca energía física. Puede aparecer falta de concentración en las tareas, indecisión y dificultad para pensar con claridad.

La tristeza no siempre se percibe puede aparecer mediante estados de fastidio e irritabilidad, es así que los ciclos psico-corporales básicos, el comer, el dormir (también el soñar) o los más complejos como el deseo y placer sexual se van implicando y perturbando progresivamente.

Terapia Floral del Sistema de Medicina Bioenergética del Uruguay MBU.

La MBU es una Medicina bioenergética porque actúa sobre el campo energético Humano.

Las flores del Uruguay estimulan y armonizan la energía vital, aumentando la conciencia.
Ayudan al desarrollo de la percepción y de la intuición.

Muchas veces la enfermedad es la expresión de emociones que no se han podido resolver energéticamente.

Volver arriba ↑

Asistencia

“El objetivo de la terapia debe ser entonces darle al paciente los medios por los cuales pueda resolver sus problemas actuales y cualquiera que pudiera surgir mañana o en el futuro. Esa herramienta es el auto apoyo. Si logra darse cuenta plenamente en todo instante de sí mismo y ,de sus acciones en todos los niveles de la fantasía , verbal y físico- podrá ver como produce sus propias dificultades”

F. Perls